Este verano en la farmacia… ¡Estate preparado!

Tres, dos, uno… ¡el verano ya está aquí! Si ya de por sí la farmacia en verano es bastante movidita, ahora con la nueva normalidad lo es más aún. Empiezan las ansiadas vacaciones para todos, tanto los pacientes como el personal, ¡y el calor nos pasa factura!. 

No cabe duda de que este verano, marcado por la pandemia del coronavirus y la nueva normalidad, va a ser diferente al de años anteriores. Por ello, debemos modificar nuestra estrategia y prestar más atención a las medidas de seguridad. Esto es lo que debes de tener en cuenta:

Antes de las vacaciones me paso por la farmacia…

Mucha gente opta por irse de vacaciones o a segundas residencias y pasa antes por su farmacia de confianza para retirar los medicamentos que corresponda.  

Los farmacéuticos debemos recordarles y explicarles cómo deben retirar los medicamentos de la receta electrónica y asegurarnos que comprenden cómo funciona. También debemos cerciorarnos de que la medicación está en regla y activa durante los próximos meses, con el fin de evitar al paciente tener que acudir al médico. 

También es importante recordar al paciente sobre las diferentes medidas sanitarias que debe tener en cuenta durante los viajes y establecimientos que vuelven a abrir, como bares y piscinas. 

El calor, nuestro enemigo principal del verano

En esta época también debemos estar pendientes de los golpes de calor, especialmente entre grupos de riesgo. Este año el aforo de las farmacias es limitado, lo que obliga a pacientes a tener que esperar fuera de la botica. Puedes recomendar (siempre que sea posible) que esperen a la sombra y ofrecerles agua (siempre en vaso desechable), para que se hidraten.

Vacaciones de verano en la farmacia

¡Esta vez más merecidas que nunca! Pero este año debemos tener especial precaución si viajamos, para no contagiarnos. También al volver a la farmacia debemos extremar las precauciones para no contagiar al resto del equipo. Sería recomendable que los empleados cojan las vacaciones seguidas, sin coincidir entre ellos en la farmacia. De esta forma se minimiza el riesgo de  contagio entre miembros del equipo.

Estos meses debemos ser especialmente organizados, de tal forma que, cuando un compañero coja vacaciones, lo deje todo “bien atado”, así todos saldrán ganando. No tendrán que llamarle durante las vacaciones para preguntarle nada.

Recuerda a tus clientes y equipo que es obligatorio el uso de mascarilla. En todos los espacios públicos cerrados y, si no se puede garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros, también en los espacios abiertos. 

Artículo escrito por Guillermo Martín Melgar vía Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *