Nuestros clientes/pacientes todavía no lo saben, pero podrían ser cibercondríacos, es decir, que ellos mismos se diagnostican a través de la web o como muchos llaman a través del “Doctor Google”.

COMPARTIR EN REDES