¿Sistema inmunitario frente a la covid-19? ¡Si! refuerza tu salud

Ante la amenaza del Covid-19, además de las gripes, las personas con comorbilidad y un sistema inmunitario más debilitado son más propensas a agravar su pronóstico. De ahí que haya que estar preparado con una buena alimentación ante los ataques de los virus.

Una alimentación saludable y equilibrada, practicar estilos de vida sanos, así como realizar actividad física regularmente, contribuye a mejorar el sistema inmune. 

Recomendaciones para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario

Aunque no existe un tratamiento dietético específico para el Covid-19, ni un alimento mágico que nos pueda prevenir o curar de esta enfermedad, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

inmunitario

Un correcto aporte calórico y de energía

La función inmunológica también se ve alterada en personas que ingieren dietas por debajo de las 1.200 kcal. 

El aporte de energía correcto: ni por encima, ni por debajo de las recomendaciones. El aporte excesivo de energía afecta a la capacidad del sistema inmunológico. De esta manera, resulta más complicado combatir infecciones, puesto que la obesidad está ligada a una mayor incidencia de este tipo de enfermedades.

Incluir Frutas, verduras y  hortalizas en nuestra dieta

En una dieta variada, se deben incluir frutas de temporada, una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra.

Las verduras y hortalizas ya sean crudas y cocidas, saludables, nutritivas, y fuentes de vitaminas y minerales.

Hacer un consumo correcto de proteínas

Consumir proteínas de origen animal como pescado, carnes, huevos y lácteos, que contribuyen a alcanzar las recomendaciones. Además de proteínas vegetales provenientes de las legumbres, tofú, seítan. 

Reducir el consumo de grasas, saturadas y trans 

Conviene incluir en la dieta pescado azul, frutos secos y aceite de oliva. Así podemos asegurarnos un aporte equilibrado de grasas poliinsaturadas (omega 3) esenciales para la salud.

¡Evitar los alimentos ultraprocesados! Es aconsejable hacer una lista de menús y alimentos a preparar durante la semana. Realizar las compras evitando los lugares con mucha afluencia de público y llevar siempre mascarilla.

Beber mucha agua ¡No dejes de hidratarte!

Mantenerse bien hidratado, tomando de 6 a 8 vasos de agua al día, preferentemente agua o infusiones, evitar bebidas y zumos azucarados.

Mantener el cuerpo y la mente activa

Procurar hacer actividad física. La actividad física, reduce los síntomas de estrés y depresión y aumenta las defensas.

Al igual que el hecho de dormir bien, ayuda al correcto funcionamiento del sistema inmune: Es imprescindible dormir un número de horas suficiente, para favorecer el correcto funcionamiento de las defensas.

Probióticos

Modulan la inmunocompetencia mediante la regulación de las concentraciones de citoquinas, inmunoglobulinas y la función linfocitaria. Varios estudios realizados en humanos, apoyan la idea del efecto inmunomodulador de los probióticos en general. Consulta siempre con tu farmacéutico.

La relación entre nutrición, sistema inmune y COVID-19

Son muchos los estudios que demuestran que una dieta equilibrada refuerza el sistema inmunológico. Un estudio publicado hace tan solo dos meses habla sobre la ingesta insuficiente de vitaminas y COVID-19.

Este estudio ha sido desarrollado por un equipo de investigadores del grupo de investigación en Nutrigenómica y Obesidad de la Universidad de las Islas Baleares y del Centro de Investigación Biomédica en Red en Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN). El estudio, dirigido por el doctor Andreu Palou, afirma que la ingesta insuficiente de vitaminas D, C y B12 y los minerales hierro y zinc se asocia a una incidencia o mortalidad más elevada del SARS-CoV-2.

La investigación se ha publicado recientemente en la revista científica Nutrients. Los investigadores analizan la posible influencia de los nutrientes esenciales principales en la prevención de la Covid-19 causada por el coronavirus SARS-COV-2.

La detección de individuos con un alto riesgo genético de mostrar niveles bajos de nutrientes específicos permitiría diseñar pautas de nutrición personalizadas para promover la salud. 

El estudio considera principalmente 6 vitaminas (A, D, C, B6, B9 y B12) y 4 minerales (hierro, zinc, cobre y selenio). Los cuales tienen una participación demostrada en el mantenimiento saludable del sistema inmunitario, según la agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Los autores del estudio, también afirman que han tenido en cuenta las particularidades genéticas que pueden predisponer a un mayor riesgo de déficit de estos nutrientes.  Es por ello que consideran que la detección de individuos con un alto riesgo genético de mostrar niveles bajos de nutrientes específicos permitiría diseñar pautas de nutrición personalizadas para promover la salud.

Artículo escrito por Teresa Bonnin ,  Twitter @bonninteresa e Instagram @teresabonnin 

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *