Iniciación en salud animal para tu mascota ¡Tips!

Este año, con la pandemia y las restricciones, es posible que la salud animal de nuestras mascotas: perros y gatos sobre todo, hayan visto su rutina habitual algo alterada. Las visitas en casa o el traslado a otros lugares ha podido causarles estrés y alteraciones en el comportamiento. Desde la farmacia, podemos ayudar a los propietarios a conocer mejor qué le afecta a sus mascotas, como mantener sus rutinas, además de cómo actuar con los animales en caso de estrés.

Salud animal: rutinas y horarios que afectan al bienestar de nuestros gatos

Los gatos son animales de costumbres, les gusta tener el control de su territorio y unas rutinas estables. Si notas que tu gato se comporta de forma distinta u observas que su actividad diaria ha cambiado, es que algo le está pasando y, como no hablamos el mismo lenguaje, a veces nos puede resultar complicado entender qué nos quiere decir. Por eso es importante conocer su lenguaje corporal, para detectar cuándo necesitan nuestra ayuda para sentirse tranquilos y a gusto en su hogar.

Por ejemplo, si las orejas de tu gatito están plegadas, si echa los bigotes hacia atrás, o si sus ojos están muy abiertos, es posible que se sienta nervioso o estresado. Al contrario, su forma de mostrar que está tranquilo y a gusto es con las orejas hacia delante, los bigotes relajados y los ojos entrecerrados. 

Recuerda que lo que para un gato puede ser normal, para otro podría ser algo aterrador. Ten esto en cuenta si en tu casa conviven varios gatos, cada uno tiene su carácter, pero si detectas cualquier cambio en su comportamiento habitual procura actuar para ayudarle.

Algunas de las situaciones que más estresan a los gatos son las reformas, las mudanzas, las visitas de amigos, la llegada de un nuevo miembro a la familia, ya sea un bebé u otra mascota, y nuestros cambios de rutina. ¿Y cómo nos muestran su preocupación y ansiedad? Los principales signos de estrés son el marcaje con orina, los arañazos verticales, tener miedo a todo, esconderse, comer menos y acicalarse en exceso.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro gato a mejorar su bienestar en casa?

Si nuestro gato ha empezado a mostrarnos su malestar arañando los muebles o haciendo pis por casa, sobre todo, tenemos que pensar que es su forma de decirnos que no está bien, no debemos enfadarnos ni regañarle.

Lo primero que deberíamos hacer es pensar qué ha podido producirle estrés, identificar la causa. Una vez hecho esto, si no podemos eliminar la causa de estrés, tendremos que ayudarle a adaptarse a la nueva situación. Para ello podemos crear un nuevo horario para proporcionarle su comida, juegos, interacciones agradables como caricias, cepillados… 

También nos tendremos que asegurar de que no tiene que competir por los recursos, que tiene su espacio para estar tranquilo y poder descansar sin ser molestado, un rascador adecuado, la bandeja con arena limpia… Haremos que sepa qué va a pasar en cada momento, para que su entorno y nuestro comportamiento sean de nuevo predecibles y seguros.

Sin embargo, muchos de los signos de un gato infeliz también pueden indicar dolencias físicas, por lo que es mejor descartar heridas y enfermedades antes de llegar a una conclusión sobre su estado de ánimo. 

Recuerda: una visita al veterinario puede ayudarte a comprender el comportamiento de tu gato y a comprobar que tu amigo felino está en las mejores condiciones.

Salud animal: seguimiento de trastornos de comportamiento en perros y gatos, ¿a qué se deben?

Una vez identificadas las causas, hay que evitarlas. Si es externa y no es algo que el propietario pueda evitar, como por ejemplo el ruido de los petardos, recomendaremos premiar a las mascotas cuando se porten bien mediante cosas que les gusten, como juegos o caricias. Para reducir los ruidos, podemos aconsejar que bajen las persianas y cierren las ventanas en casa. También, poner la televisión o música a un volumen moderado, ya que están acostumbrados a este tipo de sonidos y enmascararán esos otros que tanto les asustan. 

Lo primero de todo es ayudar a identificar los signos de miedo para saber qué les asusta y cómo ayudarles. Normalmente los perros suelen ladrar, llorar, temblar y esconderse.

Puedes descargarte la siguiente infografía con los principales signos de estrés en nuestras mascotas ¡Compártela!

salud animal

Los gatos suelen expresarlo con un comportamiento más desafiante: arañan muebles, bufan u orinan fuera de su cajón.

Poco a poco, el propietario debe acostumbrar al perro o gato a ciertas circunstancias que les causan miedo, presentándoles el estímulo y relacionándolos con algo bueno. Es importante facilitarles un entorno seguro y no ir en su busca si se esconden, sino dejar que el animal se tranquilice y tenga su espacio. No es recomendable intentar cogerle, ya que puede agravar su estrés. Dos situaciones:

  • Si los propietarios reciben visitas en casa, es recomendable que el animal no esté encerrado, sino que pueda escapar del lugar de reunión si no se encuentra cómodo. Por ello es importante la importancia de crearles un espacio seguro y tranquilo, donde encuentren su comida y bebida y su lugar de descanso.
  • En caso de que un gato o un perro vaya a ser un nuevo miembro de una familia, es normal que al principio tenga miedo o su comportamiento no sea el deseado. Se recomienda educar y premiar por buenos comportamientos, evitando castigar al animal. Los propietarios deben acostumbrar a su mascota a una rutina y asegurar un espacio de confort y seguridad para el nuevo inquilino.

Artículo escrito por Laura Menendez Marín, Veterinaria y Category Manager de Salud Animal

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *