¿Problemas en el posparto? ¡Tranquila! Sigue el consejo farmacéutico

Todo lo que debes saber sobre el posparto para entender a tu cuerpo

Una vez acaba la etapa del embarazo, llega el posparto, una etapa a veces difícil de asumir pero que te ayudaremos a comprender. El embarazo es una etapa muy bonita para la mujer pero durante las primeras semanas pueden aparecer una serie de síntomas, como náuseas, vómitos, mareos… 

Normalmente van remitiendo a medida que van avanzando las semanas. No obstante, muchas mujeres se encuentran en un muy buen estado de salud y tienen muchas ganas de recibir al nuevo miembro de la familia.

¿Qué pasa con la llegada del posparto?

El postparto o también conocido como “cuarentena” es el período comprendido entre el final del alumbramiento hasta la total recuperación del cuerpo de la mujer, que puede durar entre seis y ocho semanas. Durante este tiempo se produce un gran cambio hormonal, puede aparecer la temida depresión postparto, el útero se contrae y poco a poco vuelve a su tamaño normal, se produce la subida de la leche materna…

En resumen, son muchos cambios en muy poco tiempo para los que nadie te prepara que, sumados a los cuidados del recién nacido, se pueden hacer cuesta arriba.

¿Qué cambios veré en mi cuerpo en el posparto?

Después de haber dado a luz, ya sea por parto natural o cesárea, nuestro cuerpo empieza a cambiar. Todos los órganos deben volver a su sitio habitual, nos sentimos doloridas, aparecen los famosos entuertos y loquios (proceso normal que ayudará a que el útero recupere la normalidad), los pechos están hinchados y doloridos por la subida de la leche.

No hay que temer estos cambios ni tener miedo, simplemente saber que van a suceder y afrontarlos lo mejor que podamos. Después de estos primeros días todo poco a poco irá volviendo a la normalidad e iremos entrando en una nueva rutina. Debemos apoyarnos en nuestra pareja, familiares y en las personas que están a nuestro alrededor para ayudarnos, así como hablar de nuestros sentimientos y sensaciones en todo momento.

La tristeza en el posparto. ¿Es normal?

El baby blues es un término que se utiliza para definir la “leve depresión posparto” que afecta al 80-85% de las madres horas después de haber dado a luz. Se caracteriza por un aumento de la susceptibilidad, sentimientos negativos o de tristeza, ganas de llorar sin motivo o dificultad para conciliar el sueño. No hay que preocuparse porque es totalmente normal, y estas emociones duran desde horas a pocos días después del parto. 

¿Qué es la depresión posparto?

Ocurre cuando los sentimientos comentados anteriormente no desaparecen en unas semanas y, a los que se le suman otras señales de alarma (sentimientos de culpa, nerviosismo, rechazo hacia el bebé, miedo de quedarte a solas con él…). Se presenta aproximadamente en el 13% de las mujeres después de dar a luz y hay algunos factores de riesgo que pueden influir. Una mayor edad de la madre gestante, parto por cesárea, mala relación de pareja, dificultad en la lactancia, antecedentes de patologías en el embarazo…

Se desconocen las causas principales, pero puede tener relación con los cambios hormonales y físicos que se producen en el cuerpo de la mujer, la adaptación al cambio, el estrés, ansiedad, cansancio y las exigencias que representan la llegada del nuevo miembro de la familia. Ante cualquier síntoma siempre será recomendable pedir ayuda a algún profesional, no hay que olvidar que nuestra salud mental es lo más importante.

Caída del cabello en el posparto

¿Es verdad que se me caerá el pelo?

Unos días después del parto nuestro cuerpo sufre un descenso de hormonas como los estrógenos y progestágenos, que posibilita el aumento de la prolactina, responsable de la secreción láctea.

Debido a estos cambios hormonales, en algunas mujeres después de dar a luz se puede producir el conocido efluvio telógeno posparto o caída capilar. Esta caída se caracteriza por ser difusa y de gran cantidad, suele comenzar a los 2 meses de dar a luz y remitir aproximadamente a los 6 meses, volviendo a la normalidad y repoblándose el cabello de nuevo. Hay varios tratamientos vía oral y tópicos (con vitaminas del grupo B, hierro, zinc, aminoácidos azufrados como la cistina) que se pueden utilizar para fortalecer el cabello durante esos meses.  Hay que consultar siempre con un profesional, y más en el caso que se haya optado por la lactancia materna para ver si es compatible con esta.

Tener un bebé es una experiencia maravillosa para cualquier mujer, pero es verdad que estos cambios tan notables y en tan poco tiempo pueden llegar a dificultar el día a día. No hay que ponerse metas ni exigirse, nuestro cuerpo es muy sabio, tu también eres una prioridad, cuídate y déjate cuidar, que todo poco a poco irá volviendo a la normalidad.

¡Disfruta de esta etapa lo máximo que puedas, que el tiempo pasa muy rápido!

Si te ha gustado, comparte el artículo para ayudar a más personas que están pasando por esta etapa tan especial. 

Artículo escrito por Aina Bordoy, farmacéutica en Farmacia Bonnin. Visita su perfil: @DosInfinitos

Si te ha interesado este artículo, quizá te interese “El embarazo puede cambiar tu piel”, “El papel de la melatonina. ¿Problemas de sueño?”, “Beneficios de la vitamina C”. 

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *