El papel de la melatonina. ¿Problemas de sueño?

Entre los trastornos del sueño, el insomnio es el que cuenta con mayor prevalencia en la población española. Según la Sociedad Española de Neurología, entre el 20-48% de la población adulta sufrirá alguna dificultad para iniciar o para mantener el sueño. Una incidencia que muy probablemente se ha visto aumentada durante esta pandemia.

Las farmacias disponen de gran cantidad de productos de recomendación farmacéutica que nos van a ayudar a aliviar este problema. De los cuales, aquellos que incluyen melatonina en su formulación son de los más recomendados.

¿Qué es la melatonina y cómo influye en los trastornos del sueño?

La melatonina es una sustancia que producimos de manera interna, principalmente en la glándula pineal, situada en el cerebro. Se sintetiza a partir de triptófano, que se transformará en serotonina. Y esta, a su vez, tras un par de reacciones finalmente se transformará en melatonina.

El triptófano es un aminoácido esencial. Además de ser necesario para la producción y mantenimiento de las proteínas, músculos, enzimas y neurotransmisores del cuerpo.

Su síntesis y secreción se vincula a la presencia o ausencia de luz. Todo está regulado por el llamado núcleo supraquiasmático (NSQ), que es una estructura localizada en el hipotálamo y que tiene como función regular los ritmos circadianos. Estos ritmos circadianos regulan los diferentes cambios físicos, mentales y conductuales de un individuo a lo largo del día. Como puede ser la temperatura corporal, la actividad motora y por supuesto el ritmo sueño-vigilia.

La melatonina actúa estabilizando y reforzando los ritmos biológicos (ritmo vigilia-sueño, temperatura corporal, cortisol, etc.). Existe evidencia en afirmar que la toma de melatonina  va a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño (fase de latencia) en pacientes con insomnio. 

La síntesis de melatonina se inicia cuando los niveles de luz disminuyen y  empieza a oscurecer. 

Entre las 20 y las 22h, alcanzará su pico máximo entre medianoche y las 2-3h de la madrugada y a partir de esa hora irá decreciendo. Su producción es inhibida de forma aguda e inmediata por la luz brillante.

Funciones de la melatonina

Aunque tradicionalmente se le ha relacionado siempre con esta regulación/inducción del sueño, la melatonina cuenta además con otras muchas funciones que están convenientemente demostradas. Entre ellas destacan:

  • Su poder como antioxidante. Actúa frente a los radicales libres de oxígeno. Su aplicación se estudia en terapias antienvejecimiento.
  • Su papel como oncostático. Empleado en varios tipos de tumores como el de mama, próstata y colorrectal, entre otros. Y que protege frente a la actuación de algunos agentes 
  • A nivel del sistema inmunitario. La melatonina estimula y potencia la actividad de los linfocitos Th1.

¿Qué pasa con el paso de los años?

La producción de melatonina por nuestro organismo se ve sometida a diversos cambios. De hecho, llegando a la edad adulta, entre los 15 y 20 años, el organismo suele experimentar una caída del 80% de los niveles de melatonina. Esto se debe en gran medida al aumento de la talla que experimentamos.

Aún así la producción sigue siendo constante. Aunque a partir de la cuarentena, y durante las décadas siguientes, los niveles disminuyen moderada y progresivamente. 

Se estima que la concentración de melatonina en niños es de 3-5 veces mayor que en ancianos.

Dosis recomendadas de Melatonina

Las dosis oscilan de los 1-3 mg por vía oral antes de acostarse. Sus efectos son los siguientes:

  • Acorta la fase de latencia del sueño. 
  • Mejora a posteriori la calidad del sueño. 
  • Disminuye el número de despertares nocturnos.
  • Mejora el estado de alerta al despertarnos por la mañana.

La principal ventaja de la administración de melatonina en relación con otros agentes inductores del sueño son la ausencia de resaca a la mañana siguiente, la ausencia de síntomas de abstinencia y la ausencia de adicción. 

Además el uso de melatonina a dosis inferiores a 2 mg y en tratamientos no prolongados es bastante seguro. Se han descrito algunas reacciones adversas en tratamientos, normalmente a dosis más elevadas de las que solemos encontrar en los suplementos convencionales. Estos son irritabilidad, nerviosismo, insomnio, ansiedad, migraña, dolor abdominal, sequedad de boca, etc. Pero aún así, son casos muy poco frecuentes.

Todavía queda mucho por investigar sobre la administración exógena de melatonina. Pero las acciones y funciones sobre las que ya se cuenta con evidencia son tan interesantes que han hecho que este tipo de suplementos sean de los más recomendados y dispensados en las oficinas de farmacia.

 

Artículo escrito por Pablo García @Medicadoo

Puedes encontrar más artículos de nuestro experto en su perfil

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *