Mantén una correcta higiene íntima femenina

Es importante, además de cómo mantener una buena higiene íntima, saber que hay dos zonas diferenciadas:

Zona vaginal: zona genital interna donde localizamos la vagina. Nunca debemos realizar una higiene interna en la vagina, puesto que ya consta de “mecanismo propios de limpieza”.

Zona vulvar: zona genital externa formada por los labios, clítoris, monte de venus. Es en esta zona sobre la que debemos realizar la higiene.

Cuidar el PH en nuestra higiene íntima diaria 

Es importante saber que la zona genital femenina cuenta con un pH diferente al del resto del cuerpo. El pH de la zona íntima se encuentra entre 4 y 4.5, mientras que en el resto del organismo ese pH oscila entre 5 y 6. Por lo tanto un pH ligeramente más ácido que el resto del cuerpo.

Es una zona que sufre una serie de cambios debido tanto a situaciones fisiológicas (menstruación, embarazo, menopausia). Así como patológicas (diversos tipos de infecciones) que requieren especial cuidado.

Consejo farmacéutico asociado a la higiene íntima

Nuestro experto en farmacia y en consejo farmacéutico Pablo García, de Medicadoo, nos da algunos consejos importantes sobre un correcto cuidado de nuestra zona íntima femenina:

  • Evitar el uso de prendas ajustadas que puede alterar la zona íntima y favorecer la aparición de infecciones.
  • La limpieza íntima debe hacerse de delante hacia atrás, nunca al revés, para evitar contaminar con restos de heces la zona vaginal.
  • El uso de ropa interior elaborada con material sintético dificulta la transpiración y favorece que la zona permanezca humedad. De esta manera, aumentamos el riesgo de maceración y  la probabilidad de sufrir infecciones.
  • Extrema la limpieza en función de las diferentes etapas de la vida de la mujer.

¿Cómo varía el PH según el ciclo de la mujer?

  • Durante la menstruación:  el pH pasa a ser menos ácido lo que va a favorecer la aparición de olores y de diferentes tipos de molestias. Lo aconsejable es que durante la menstruación se extremen las medidas de limpieza con productos específicos.
  • Durante el embarazo: se producen una serie de cambios hormonales que hacen que el pH varíe hacia niveles más ácidos. Esto Favorece la aparición de picores e incluso una mayor incidencia de candidiasis.
  • En la menopausia: los niveles de estrógenos disminuyen mucho esto aumenta que el pH aumente y que la zona tienda a sufrir sequedad.

Si quieres ver más vídeo-consejos de Medicadoo, no te pierdas el siguiente link.

También te puede interesar, conocer los beneficios de los probióticos, como por ejemplo: la prevención de infecciones vaginales por hongos

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *