Este verano, ¡Cuidado con el golpe de calor!

Ya estamos metidos en pleno verano, vacaciones, playa, piscina y sobre todo mucho sol y calor. Es en esta época del año donde resulta bastante más sencillo que suframos alguna ola de calor. Y que, por lo tanto, se activen las precauciones para evitar el típico golpe de calor o insolación.

Golpe de calor y ola de calor 

Una ola de calor se produce cuando al menos un 10% de las estaciones meteorológicas consideradas por la AEMET superan el percentil 95% de su serie de temperaturas máximas de julio y agosto dentro de un periodo de al menos tres días.

Nuestro organismo tiende a la homeostasis, o lo que es lo mismo al equilibrio. La temperatura del organismo permanece controlada y en el rango adecuado gracias a los mecanismos termorreguladores. Esto ocurre aunque nos encontremos en situaciones donde el calor sea alto, como en estos meses de verano.

Sin embargo, puede darse el caso de que, cuando la temperatura ambiental es muy alta, los mecanismos de termorregulación fallan. Esto se debe a diferentes circunstancias, que hacen que podamos sufrir lo que se llama un golpe de calor.

Debes tener en cuenta que un golpe de calor es una de las manifestaciones más graves de los síndromes relacionados con el calor. Y cuenta con una mortalidad que puede superar el 70% de los casos.

¿Por qué se produce un golpe de calor?

Cuando la temperatura externa, o ambiental es muy elevada y los mecanismos de eliminación de calor fallan puede llegar a producirse este golpe de calor. El principal mecanismo de eliminación de temperatura es la evaporación. Si ese mecanismo falla debido a la combinación de calor y humedad, la temperatura corporal puede elevarse por encima de 39.5ºC. Este aumento puede provocar daños en las estructuras celulares. Si el aumento de temperatura continúa y supera los 41º puede ocasionar un fallo generalizado. Además de daños graves en tejidos y órganos que pueden poner en riesgo la vida de la persona que lo sufre.

¿Cómo se manifiesta?

  •       Aumento de la temperatura corporal por encima de los 39.5ºC
  •       La persona deja de sudar, la sudoración es el principal medio de disminución de la temperatura corporal. Por lo que la piel se va a mostrar seca, caliente y enrojecida.
  •       La persona se muestra confusa, aparecen mareos y cefalea.
  •       Aumenta la frecuencia cardiaca, y se dificulta la respiración.
  •       La persona puede convulsionar.

Que el calor ¡No te de un mal golpe!

Debemos evitar exponernos al sol en las horas centrales del día. Es cuando el calor y la radiación solar son más intensos.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

Debemos de evitar el sol directo, usando gorros y ropa ligera. Siguiendo los siguientes consejos: 

  •       No descuidar la hidratación, beber a menudo agua u otros líquidos.
  •       Limitar la actividad física durante las horas de más calor.
  •       Mantener la casa ventilada y lo más fresca posible.
  •       Máxima precaución con niños y ancianos, que son los colectivos más frágiles y susceptibles de sufrir un golpe de calor.

Y si lo sufrimos, ¿cómo debemos de actuar?

Sigue los siguientes consejos:

  •       Trasladar a la persona hacia un lugar con sombra, lo más fresco posible.
  •       Tumbar a la persona, manteniendo la cabeza ligeramente elevada para favorecer la respiración.
  •       Refrescar la piel.  Se puede realizar mojando la ropa o utilizando compresas de agua fría, pero no se debe de utilizar hielo. Además puedes quitar algo de ropa así como dar aire con un abanico o similar.
  •       Dar de beber agua o algún otro líquido isotónico para rehidratar, aunque para esto es necesario que la persona se encuentre consciente.
  •       Es importante llamar a urgencias ya que la persona debe quedar en vigilancia médica.
DATO DE INTERÉS: ¿Qué es una insolación?La insolación es un trastorno también causado por el calor, pero en el que el elemento diferenciador es la exposición directa al sol. Aparece el dolor de cabeza y una sudoración excesiva, puede acompañarse de náuseas, visión borrosa e incluso se puede llegar a perder el conocimiento.

Artículo escrito por By Pablo García @Medicadoo

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *