¿Afecta el frío a mi piel? los sabañones tienen solución

El frío afecta a nuestra piel y es capaz de hacerlo de diferentes formas y manifestaciones. Por ejemplo, con un mayor nivel de deshidratación, mayor descamación, incluso existe una urticaria por frío.

Y como no, nuestro protagonista: los sabañones. Por suerte y gracias a la mejora de las condiciones de vida, la incidencia ha disminuido si lo comparamos con décadas anteriores, pero todavía sigue siendo motivo de consulta recurrente en la farmacia, sobre todo en esta época de frío y humedad.

¿Qué son los sabañones?

Los sabañones, también llamados eritema pernio, es una enfermedad que causa lesiones inflamatorias. Concretamente se trata de unas pápulas de color violáceo que suelen aparecer en la zona dorsal de los dedos de pies y manos (aunque también pueden aparecer en talones, nariz u orejas).

Se manifiesta con dolor, escozor y un picor intenso en la zona afectada. Son lesiones que en ocasiones pueden llegar a complicarse, de forma local, con fisuras dolorosas, que pueden infectarse o a ulcerarse.

Estas complicaciones son muy poco comunes, ya que las lesiones suelen curarse de manera espontánea y sin necesidad de tratamiento, en un plazo de 2-3 semanas. Además lo hacen sin dejar ningún tipo de secuelas. El problema son las recidivas, ya que estos episodios pueden repetirse en presencia de frío y humedad durante años.

Se trata de un problema que se manifiesta de manera más frecuente en mujeres jóvenes entre los 15 y 30 años de edad, aunque también ocurre en niños y ancianos. Además, sufren con mayor frecuencia esta enfermedad los afroamericanos, personas fumadoras y familiares de personas que sufren de sabañones.

Tipos de sabañones o eritemas pernios

Eritema pernio idiopático:

Cuando no se encuentra asociado a ninguna enfermedad, también conocido como sabañón común.

Eritema pernio secundario

Pueden aparecer sabañones asociado a otras enfermedades como el lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoidea, enfermedad de Crohn o leucemia mielomonocítica crónica.

¿Por qué se producen los sabañones?

Detrás de la aparición de este molesto problema se encuentra una respuesta anómala de nuestra piel al frío y la humedad. No es necesario que existan condiciones extremas ya que pueden aparecer no solo en invierno, también en otoño e incluso en primavera y puede ser la humedad un factor igual de determinante que el frío.

En respuesta a estos estímulos de frío y humedad se va a producir un trastorno en la microcirculación y como mecanismo de protección, produciéndose una vasoconstriccción intensa y prolongada para mantener el calor. Esto va a provocar daño en los tejidos; posteriormente se producirá una vasodilatación de los vasos superficiales más pequeños, generando el eritema y la inflamación.

Además del frío y la humedad existen otros detonantes en el desarrollo de los sabañones:
  • Predisposición familiar
  • El sexo, ya que afecta más a mujeres que hombres.
  • La masa corporal deficitaria parece ser otro factor que predispone a la aparición de perniosis.

¿Cómo prevenir los sabañones?:

  • Lo principal, es evitar la exposición al frío o en cualquier caso contar con ropa de abrigo adecuada.
  • Realizar ejercicio físico con regularidad para así mejorar la circulación sanguínea.
  • Evitar prendas de ropa ajustada que compriman las extremidades y puedan limitar el flujo sanguíneo.
  • Aumentar el consumo de frutas ricas en vitamina C y flavonoides que protegen los capilares.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

¿Cómo tratar los sabañones?

Por lo general no es necesario el tratamiento ya que las lesiones se curan de manera espontánea. Se debe tener la precaución de no exponer las lesiones directamente a una fuente de calor y de manera general existen preparaciones vía tópica encaminada al alivio de los síntomas como el picor y a la hidratación de la piel.

Si el proceso es muy doloroso o las recidivas numerosas, el médico puede llegar a prescribir tratamiento por vía oral de medicamentos vasodilatadores.

Como siempre, en la farmacia podemos ayudar a los pacientes con la información necesaria y las dudas que le puedan surgir.

Comparte este artículo con tus contactos y en tus redes sociales para prevenir estas molestias y tener información sobre cómo evitarlos. 

Artículo escrito por Pablo García, farmacéutico @medicadoo

Si te ha gustado este artículo, quizá te interese ver “Medicamentos con alcohol: las interacciones más peligrosas” , “La resistencia bacteriana, evitarla está en nuestras manos”, “Beneficios de la Vitamina C, ¿es tan buena como dicen?.

 

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *