Los Datos: la realidad del sector farmacéutico

Año 1990. Aparece internet. ¿Quién pensó que nos cambiaría la vida? Supuso poner al alcance de todo el mundo, de todos los perfiles de población, de los sitios más recónditos del planeta, el conocimiento acumulado durante siglos de historia humana. Así como en la antigua Roma había que ir a la biblioteca de Alejandría para poder acceder al conocimiento del mundo, hoy cualquiera puede conectarse vía wifi y acceder a cualquier tipo de información.

Los datos, una tendencia inevitable que no se puede ignorar

Saltamos de los años 90 y volvemos a nuestro momento actual. Un presente en el que afortunadamente, existen programas de análisis potentes, capaces de hacer predicciones casi inimaginables. Aplicaciones casi de ciencia-ficción, las cuales harán posible en los próximos años un nuevo concepto de actividad cotidiana que hoy empezamos a entrever…
Para hacer realidad todas estas nuevas aplicaciones, desarrollos, proyectos, necesitamos al elemento estrella que los alimenta, que opera con ellos. La materia prima la cual convertida de una manera óptima, nos facilite el resultado esperado. Los datos. – El petróleo del siglo XXI-

Curiosidad: cada minuto se producen aproximadamente 25 petabytes de información. Unas 72 horas de vídeo. Algo menos de 300.000 mensajes cortos y se superan los 200 millones de emails, todo lo cual es susceptible de generar datos e información de nuestro interés.

Ya no hablamos del “dato” haciendo referencia únicamente a las largas listas de información o ficheros de datos estructurados. Ahora hablamos de cómo extraerlos y analizarlos, y vamos mucho más allá, por ejemplo: medimos cómo interacciona un usuario con nuestra web, en redes sociales, el tono que emplea una persona cuando llama a nuestro call-center, etc.

Cada vez necesitamos mayor cantidad de datos para poder hacer una predicción más acertada. El objetivo de estas técnicas es la optimización de los procesos, las cuales traerán beneficios económicos y mejoras en la calidad y seguridad de los medicamentos. Los sistemas de automatización, la introducción de sensores, han sido cruciales para la industria farmacéutica, pero vamos a centrarnos en cómo ha cambiado todo esto la logística de los medicamentos.

Los almacenes de distribución farmacéutica se transforman

En los almacenes de distribución Farmacéutica se usa desde hace años, la tecnología de IoT, el “Internet de las Cosas”. Es una realidad el hecho de que los almacenes usen maquinaria, robots, con la incorporación de sensores y sondas, que emiten información en forma de datos de su actividad o rendimiento. También podemos conocer el grado de desgaste de alguna de sus piezas, de manera que tenemos repuesta antes de su rotura, evitando una parada no deseada de actividad o un accidente.

Trabajamos con datos que permitirán el autoaprendizaje de los mismos sistemas mediante algoritmos de Machine Learning, o que pueden ser utilizados en aplicaciones de Realidad Aumentada, donde es posible la formación del personal de los almacenes mediante imágenes, o el envío de instrucciones de trabajo al operario.

Sin duda la gestión de los datos es la clave del éxito, podemos abarcar procesos de BlockChain, que nos permiten un seguimiento de mercancías dentro de los almacenes, o en el envío de mercancías a los distintos actores de la cadena sanitaria. La trazabilidad de cada cubeta azul de Cofares, transportando medicamentos, está validada desde que se produce, hasta que es recibida por la farmacia.


Artículo escrito por Juan Jorge Poveda, director del Gabinete de Dirección de Cofares

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *