El reto de la piel masculina. ¿Sabes cómo cuidarte?

Durante muchos años se ha pensado que los productos para el cuidado de la piel eran exclusivamente femeninos, pero cada vez hay más hombres preocupados por su aspecto y que quieren cuidarse al igual que las mujeres. Hay que tener claro que la prevención del envejecimiento y el cuidado de la piel es igual de importante en ambos sexos. Pero ¿cómo es la piel masculina? Y ¿cómo debemos tratarla?

La imagen de la mujer como “la persona que cuida su aspecto físico” es la que hemos visto siempre en los anuncios de televisión, revistas e incluso en el packaging de los productos cosméticos. 

Es cierto que a medida que han pasado los años, los laboratorios han lanzado gamas dirigidas a hombres con productos para el cuidado masculino. Pero ¿por qué crear una nueva gama de productos en vez de utilizar la misma que usan las mujeres?

¿Cómo es la piel masculina y en qué se diferencia de la femenina?

La piel de los hombres se caracteriza por ser más gruesa y grasa debido a que las hormonas masculinas estimulan las glándulas sebáceas y sudoríparas; esta grasa hace que sean más propensos a tener imperfecciones y brillos sobre todo en la zona T.

El afeitado (sobre todo en mejillas y cuello) tiende a una mayor deshidratación y sequedad. Es una piel más firme que envejece más tarde, pero de una manera más brusca porque normalmente los hombres son más descuidados a la hora de llevar una rutina de cuidados y a utilizar protección solar de forma diaria.

El cuidado de la piel es unisex, no entiende de sexos y lo único que debemos hacer es adecuar los productos y el tratamiento al tipo y estado de la piel. 

Rutina para el cuidado de la piel masculina

La limpieza, el primer paso indispensable

El paso fundamental en cualquier rutina de cuidados tanto en mujeres como hombres es la limpieza. En hombres al tener, por norma general, una piel más grasa, se recomienda utilizar productos de limpieza con una acción seborreguladora para evitar brillos e impurezas. En estos casos puede ser recomendable un jabón específico para el rostro y así facilitar su uso en la ducha.

El contorno de ojos, el gran olvidado:

El contorno de ojos es una de las zonas más olvidadas tanto en hombres como en mujeres. La piel de esta zona es más delicada que la del resto del rostro, más fina y con menor contenido de elastina y colágeno. Siempre se aplica antes del tratamiento habitual para proteger la zona de la posterior aplicación de los otros productos. Puede ser un contorno de ojos específico para bolsas, ojeras, arrugas o uno con acción global; siempre aplicándolo mañana y noche para ver resultados.

Los primeros signos del envejecimiento aparecen en el contorno de ojos.  Es recomendable empezar a utilizar un producto específico a partir de los 25 años aproximadamente.

La hidratación:

Existe la falsa creencia que las pieles grasas no se hidratan pero no es así, siempre hay que adecuar la textura del producto hidratante o de tratamiento al tipo y/o estado de piel. Es recomendable hidratar la piel todos los días y más aún después del afeitado ya que esta tiende a deshidratarse con mayor facilidad. Se pueden buscar formulaciones con una textura ligera y de rápida absorción que no dejen residuo graso, fáciles de aplicar en hombres que tengan más barba. Además, no hay que olvidar el protector solar todas las mañanas ya que el mejor producto antiedad será aquel que nos proteja de la radiación solar.

Después del afeitado es conveniente evitar los productos con un alto contenido en alcohol para evitar posibles irritaciones. Productos con activos como el aloe vera o bisabolol como calmantes, y el ácido hialurónico como hidratante pueden ser muy acertados en estas situaciones. 

¿Sabías que el 80% del envejecimiento se debe a la exposición solar? Cada vez hay más productos que tienen una acción todo en uno: hidratante, antiedad y con factor de protección solar para protegerse del sol, y así poder simplificar la rutina

Rutina semanal para cuidar tu piel

Las rutinas semanales complementan los tratamientos diarios y también sirven para obtener mejores resultados en el tratamiento. La exfoliación es un proceso natural de la piel, pero a medida que envejecemos se vuelve más lento. Por eso, la piel de los hombres puede necesitar una ayuda externa para eliminar las células muertas y llevar a cabo el proceso de renovación cutánea. Es conveniente llevarla a cabo una o dos veces por semana. Además, ayudará a suavizar los folículos pilosos, cosa que dará lugar a un afeitado menos irritante.

Una vez que se ha preparado la piel con el exfoliante es el momento ideal para aplicar la mascarilla semanal sobre la piel.  Las mascarillas más comunes son las hidratantes con activos como el ácido hialurónico que, además de hidratar, “rellenan” y alisan las arrugas. En pieles más grasas, se puede optar por mascarillas con acción purificante para regular la producción de sebo, eliminar las impurezas y renovar la piel. 

Artículo escrito por Aina Bordoy, instagram @dos.infinitos

 

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *