Cómo cuidar tu piel después de la exposición solar

Además de los cuidados específicos de la piel durante la exposición solar, es muy importante y muchas veces olvidado, el cuidado de la piel posterior.. Después de tomar el sol, debemos ayudar a la piel a minimizar los daños, y devolverle su hidratación y elasticidad. Con todos estos cuidados podremos prevenir la aparición de manchas en la piel.

Imprescindibles después de la exposición solar

Ducha fresca o tibia

El agua caliente puede resecar aún más la piel, mientras que el agua tibia y fresca ayudará a regular la temperatura corporal después del acaloramiento causado por el sol.

Usa geles adecuados

Elige geles suaves, con un pH entorno a 5,5 y libres de alérgenos. Aplica muy poca cantidad, la justa para ayudar a eliminar de la superficie corporal los restos de sal, cloro, arena, y protectores solares aplicados previamente. Y recuerda secarte con toques suaves, ¡sin frotar la piel!

Hidrátate por dentro

Es necesario que bebas abundante líquido (lo mejor, agua o bebidas sin azúcares ni alcohol) para mantener correctamente hidratado el organismo. Cuida también tu alimentación, aumentando el consumo de frutas y verduras, ricas en vitaminas y antioxidantes.  Ayudarán a tu piel a recuperarse de los posibles daños que el sol haya podido causar.

Hidrátate por fuera

Aplica sobre la piel alguna emulsión de alto poder hidratante, calmante y regenerador.

¿Qué productos post solares puedo usar?

Geles, o geles-crema 

Son los más adecuados, ya que aportan gran sensación de frescor, proporcionando alivio a la piel y calmando la posible quemazón. Recomendamos elegir formulaciones libres de alcohol. Aunque en un principio su aplicación aporta una sensación de frescor, puede irritar y resecar la piel.

Asegúrate que el cosmético que eliges no contiene alérgenos, ya que también pueden irritar la piel. Esto es especialmente importante en niños, y personas con la piel sensible, o piel atópica. También podemos optar por cremas ligeras, de fácil extensibilidad, pero no proporcionarán tanta sensación de frescor como un gel o gel-crema.

Aloe vera: el producto estrella

El jugo de esta planta es de sobra conocido por su efecto sobre las quemaduras, así

como para calmar y regenerar la piel. Ayuda a recuperar la suavidad y elasticidad de la piel, olvidándote de la sensación de tirantez.

Puedes encontrarlo bien formando parte de la formulación de after-sun o lociones hidratantes, o bien directamente el forma de geles corporales a base de aloe vera. En este caso, verifica siempre la concentración y calidad del aloe que contienen.

Consejos para el aftersun

  • Aplica el aftersun lo antes posible tras la exposición solar, pero siempre sobre la piel ya limpia y seca.
  • Constancia: continúa aplicándolo aunque vuelvas a casa de tus vacaciones y ya no tomes el sol. Evitarás que se pele la piel, la mantendrás hidratada y prolongarás el bronceado.
  • Conserva tu aftersun en la nevera. Incrementará el efecto frío que alivia el aumento de calor corporal que nos causa el sol. ¡Te encantará!

Exfoliar la piel después de la exposición solar ¿Si o no?

Cuando aún estamos disfrutando del sol, la exfoliación de la piel no se recomendaría, ya que podríamos causar más irritación a la piel. 

Sin embargo, más tarde, cuando vamos a volver a la rutina, si te recomendamos la exfoliación. Eliminaremos las células muertas de la capa más externa, estimulando su regeneración, incrementando la producción de colágeno y evitaremos la formación de arrugas, mejorando su aspecto, y prolongando el bronceado.

Artículo escrito por Cristina López Cobollo, Dir. Técnica y Comunicación Farline

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *