Cuidado de cicatrices en verano

Cuidado de cicatrices en verano

El verano es la época donde más tienes que cuidar las cicatrices porque nuestra piel sufre más, debido al aumento de la exposición de manera voluntaria o involuntaria al sol, que además se encuentra en su periodo de máxima intensidad.

Si nuestra piel es sensible a estas circunstancias veraniegas, mucho más lo serán zonas donde tengamos algún tipo de cicatriz, pues se trata de una piel en pleno proceso de reparación y remodelación.

¿Qué es una cicatriz?

Casi un 70% de la población tiene alguna cicatriz o marca en el cuerpo, con mayor frecuencia las que tienen origen tras un proceso quirúrgico y después las de origen mecánico por algún tipo de herida o traumatismo.

Estas “marcas” en nuestra piel se transforman en muchos casos en un problema estético que nos pueden incomodar bastante, disminuyendo nuestra calidad de vida y autoestima, especialmente en verano.

Cuando hablamos de cicatrización lo hacemos del proceso natural de reparación de la piel cuando sufrimos una herida. Este proceso sucede cuando nuestra piel pierde su continuidad debido a un traumatismo físico o por algún agente químico, afectando no solo a la capa superficial de la piel (la epidermis), sino también a la dermis.

Cuando esto ocurre se inicia el proceso de cicatrización, que consta de diferentes fases. Tras este proceso la “marca” que nos quedará es la cicatriz. La principal consecuencia es que la piel en esa zona pierde su estructura y organización. La zona de la herida que es reparada por medio de tejido conectivo cuenta con una menor circulación sanguínea, elasticidad y resistencia.

¿Como cuidar las cicatrices durante el verano?

Como hemos mencionado, el verano es una época en la que nuestra piel sufre más, al estar más expuesta a factores potencialmente agresivos. Las zonas con cicatrices o en proceso de cicatrización serán especialmente sensibles. Recuerda que la fase de maduración puede durar hasta 2 años y durante ese tiempo, proteger adecuadamente la zona, será fundamental para obtener una apariencia final óptima.

Aquí van algunos consejos para que tu cicatriz sufra lo menos posible:

Máxima precaución con el sol

Utiliza en tu cicatriz un protector solar a diario con SPF muy alto.La combinación de sol y cicatrización es especialmente negativa. Es importante proteger la cicatriz porque puede mancharse y tener una coloración más oscura que el resto de la piel. Esto es lo que se conoce como Hiperpigmentación Postinflamatoria.

Mantén la zona de la cicatriz muy hidratada.

Debes mantener la zona de la cicatriz hidratada, esto va a mejorar la elasticidad de la piel y es especialmente beneficioso para un buen proceso de cicatrización.

Utiliza productos que aporten ingredientes hidratantes como ácido hialurónico o urea, y que además incluyan elementos constituyentes de la matriz lipídica de la piel como las ceramidas y/o ingredientes que impidan la deshidratación o TEWL como la niacinamida.

Usa tratamientos que mejoran la apariencia de la cicatriz.

Existen tratamientos muy eficaces en la mejora de los procesos de cicatrización y de apariencia de estas cicatrices y que son totalmente compatibles con el verano. Puedes encontrar en la farmacia láminas y tiras de silicona que cuentan con evidencia científica en los resultados de mejora de cicatrización y cuyo efecto se basa en el mantenimiento de la humedad (recuerda que es especialmente importante mantenerla hidratada) y en ejercer cierta presión que ayude a organizar de manera adecuada las fibras de colágeno.

 

Tipos de cicatrices

Mediante un cuidado constante, obtendremos una cicatriz que será más o menos tolerable y podemos conseguir que pase desapercibida.

El problema es cuando el proceso de cicatrización no se realiza de manera adecuada, y tenemos cicatrices que pueden resultar problemáticas, como son:

Contracturas

 Son las que aparecen tras el proceso de curación de una quemadura, estas heridas se curan con la contracción del tejido, deformando la zona afectada afectando incluso a la movilidad de la zona.

Cicatriz Atrófica

Se trata de una cicatriz que se sitúa por debajo de la superficie de la piel que rodea la lesión. Son las típicas cicatrices generadas por el acné.

Cicatriz Hipertrófica

En este caso la cicatriz está elevada por encima de la herida, engrosada y enrojecida. Puede aparecer en el 50% de las heridas después de la cirugía o de quemaduras profundas cicatrizadas.

Queloide

Crecen más allá de los bordes de la herida. Cuentan con una peor respuesta a los tratamientos, puede llegar a picar y/o doler. Se trata de un problema de cicatrización más probable en personas con piel más oscura donde la incidencia es aprox. del 10%.

Artículo escrito por: Pablo García Tamajón (@medicadoo)

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.