¡Que viva el autobronceador! Un moreno bonito sin tomar el sol

Autobronceador en tu farmacia ¡Luce una piel morena!

Desde hace años en las farmacias se realiza una labor de educación sanitaria increíble relacionada con el uso de protectores solares y con la prevención de las diversas enfermedades derivadas del sol.

Nos encontramos ahora con otra lucha. La de conseguir que la población tome conciencia de que el bronceado no es más que una huella que indica que nuestra piel ha sufrido un daño y que por eso una piel muy morena es sinónimo de una piel agredida.

La radiación UVA es la responsable de que nuestra piel adquiera el color moreno, pero también es la responsable del fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel. Éste se caracteriza por un aumento en la cantidad y profundidad de las arrugas, además de la aparición de manchas, deshidratación o tono apagado.

Y quizás eso sea lo de menos, ya que también es responsable de desarrollar cáncer de piel. Existen diversos estudios que relacionan la exposición a radiación UVA a través de cabinas de bronceado, con una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de tipo melanoma.  De hecho, existe un informe de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria francesa en el que se concluye que un 43% de los melanomas en jóvenes está relacionado con el uso de cabinas de rayos UVA.

Por lo tanto si lo que se persigue es tener un tono de piel bronceado, pero sano… disponemos en las farmacias de unos productos que han evolucionado y mejorado muchísimo en los resultados que se obtienen tras su uso. Con ellos obtendremos el tono de piel deseado, pero de manera 100% segura. Se trata de los autobronceadores.

¿Cómo funciona el autobronceador? 

La gran mayoría de ellos incluyen en su formulación un compuesto llamado DHA (dihidroxiacetona), se trata de un azúcar que reacciona con diferentes compuestos a nivel de las capas más externas de la epidermis, en concreto en el estrato córneo. El resultado final de estas reacciones es que se producen unos compuestos llamados “melanoidinas” que generan ese color similar al de la melanina… y por tanto un bronceado artificial.

Este DHA en las formulaciones de los autobronceadores se emplea en concentraciones que oscilan dentro de la fórmula entre el 2 y el 10 %, de tal manera que cuanto mayor sea la concentración en DHA, la intensidad del “bronceado” que conseguimos es mayor.

Una vez que nos aplicamos el autobronceador los resultados son más o menos rápidos. Como norma general son visibles a partir de una hora. Y para mantener el tono que queremos, basta con ir repitiendo las aplicaciones de manera periódica en función de las especificaciones del fabricante. Como norma general se deberá hacer cada 4 días, ya que como he contado antes, los autobronceadores actúan a nivel de las capas más externas del estrato córneo cuyas capas se van renovando continuamente.

Consejos para aplicar el autobronceador

Exfolia la piel

Con una piel más lisa y uniforme se va a conseguir un mejor resultado, mucho más homogéneo.

Hidrata la piel antes y después de su aplicación

El efecto máximo de estos productos se realiza cuando el pH es de 5.5, que coincide con el de la piel sana. Así con una piel cuidada, hidratada y equilibrada el efecto será más duradero y efectivo.

Usa guantes y lava bien las manos

Si la aplicación la vas a realizar sin guantes es imprescindible un lavado de manos inmediatamente después de terminar el proceso para así evitar mancharlas en exceso.

Extrema la precaución en algunas zonas

Existen algunas zonas en las que se debe extremar la precaución a la hora de aplicar el producto: tobillos, rodillas, codos. En esas zonas aplica menos cantidad de producto para un mejor resultado.

Aplícalo mejor por la noche

 Tanto si has elegido usarlo en el rostro, como en el cuerpo, probablemente la mejor hora para aplicarlo sea por la tarde noche, así al día siguiente ya amanecerás con el efecto conseguido y evitarás que el ritmo diario interfiera en el resultado.

Olvídate de tostarte al sol y pásate al autobronceador.

¿Hay que usar protección solar?

Conviene hacer hincapié en un tema importante. El bronceado obtenido de manera natural, es decir aumentando los niveles y/o la producción de melanina, nos proporciona una capacidad defensiva gracias a que la melanina es capaz de absorber radiación solar. Sinembargo, los compuestos que se forman al reaccionar la dihidroxiacetona, esas melanoidinas, no proporcionan ningún tipo de protección frente a las radiaciones solares, por lo que es necesario aplicar protector solar a diario.

Es importante que tengas en cuenta que se trata de un tipo de producto que cuenta con más de 50 años de historia, y sobre el que los laboratorios han trabajado mucho obteniendo en la actualidad autobronceadores súper efectivos, fáciles de aplicar y con unos resultados increíbles, nada que ver con los productos que se comercializaban hace años. 

Artículo escrito por Pablo García, instagram @Medicadoo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *