¿Adicto al tabaco? Dejar de fumar en tu farmacia, ¡es posible!

Dejar de fumar en tu farmacia, ¡es posible!

El consumo de tabaco es considerado uno de los principales problemas de salud pública. Debes saber que el tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en los países industrializados, y si nos fijamos solo en España, el tabaco es responsable de hasta 60.000 muertes al año. Uno de los mejores propósitos para este 2021 debe ser dejar de fumar, tema que las farmacias y los farmacéuticos sabemos bastante.

Deja de fumar en tu farmacia

Los farmacéuticos somos una pieza fundamental dentro de la cesación tabáquica gracias a la cercanía y accesibilidad que se consigue debido a la extensa red de oficinas de farmacia. España cuenta con más de 22.000 farmacias que hacen que el 99 % de la población disponga de, al menos, una farmacia donde reside.

Y es que en esto de dejar el maldito tabaco nuestra importancia es tal, que en una encuesta realizada por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) durante la semana sin humo 2019, se concluye que una de cada cuatro personas que quiere dejar de fumar recurre al farmacéutico comunitario en su primer intento. En un segundo intento el porcentaje aumenta hasta el 40 % y en un tercer intento la farmacia es la primera opción para el el 46,6 % de los encuestados.

¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Todos estamos de acuerdo en que el tabaco engancha. Produce eso que se conoce como adicción

Veras, esa capacidad adictiva de cualquier sustancia, va a depender en gran manera de lo rápido que ejerza sus acciones a nivel del Sistema nervioso Central y además de lo intensas que estas funciones sean. Y creeme que el tabaco, más concretamente la nicotina, llega al cerebro de una manera muy rápida. Esto se debe a la absorción pulmonar y cómo ejerce esta sus funciones, de manera muy potente.

La nicotina

Produce diferentes efectos, entre ellos una estimulación del Sistema Nervioso Central que va a aumentar la liberación de diversos neurotransmisores como la acetilcolina, la noradrenalina, la serotonina y la dopamina.

También libera diferentes tipos de hormonas, que aumentan la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca… Y además de todo esto tiene la capacidad de activar unos mecanismos cerebrales complejos que todavía no se han terminado de descifrar, pero en los que parece que la dopamina tiene un papel importante, y que son los denominados sistemas de recompensa cerebrales. Y esa activación de los sistemas de refuerzo positivo son los que generan esa adicción a la nicotina. Bueno a la nicotina y a todas o casi todas las drogas.

La adicción al tabaco

La adicción va a traer aparejada en el caso del tabaco (y del de muchas otras drogas), los conceptos de dependencia: tanto física, como psíquica, la tolerancia y el síndrome de abstinencia.

La Dependencia física y psíquica:

Son los estados de adaptación que el organismo ha generado debido a que la nicotina ha producido una tolerancia en nuestro organismo. Es decir, nuestro organismo se «acostumbra» a la acción de esa droga y para conseguir el efecto esperado necesitamos consumir mayor cantidad. 

Síndrome de abstinencia al tabaco

Son las manifestaciones que se producen tras la retirada de la droga (en este caso la nicotina).

Síntomas del síndrome de abstinencia a la nicotina

El primero y lógico será el craving, que lo podemos definir como un deseo intenso de consumir. Genera ansiedad, irritabilidad, dificultad de concentración, cansancio, cefalea, depresión, estreñimiento, aumento del apetito, tos, insomnio y somnolencia.

Los efectos negativos del tabaco

Sin embargo, no es la nicotina la responsable de los efectos negativos de fumar. El humo procedente de la combustión del tabaco cuenta con más de 4000 sustancias químicas, de ellas al menos 69 de ellas son directamente  sustancias cancerígenas. Otras están relacionadas en el desarrollo de diversas enfermedades como EPOC, bronquitis, enfisema, enfermedades cardiovasculares, incluso está demostrado el efecto negativo del tabaco en nuestra piel. Fíjate hasta dónde llega su influencia.

Todos estos son motivos más que suficientes para que decidas abandonar el tabaco y acudir a una farmacia a pedir consejo.

¿Qué tratamientos para dejar de fumar podemos encontrar en una farmacia? 

Encontramos diferentes opciones dentro de la farmacia para “dejar el tabaco”.  Desde medicamentos que necesitan prescripción y control por parte del médico hasta medicamentos de indicación farmacéutica. Todos ellos se basan en los mismos principios, que es prevenir los signos que se producen durante este síndrome de abstinencia por la falta de nicotina.

TSN o Terapia Sustitutiva con Nicotina:

Consiste en la administración de nicotina pura por una vía diferente a la del consumo de tabaco. El objetivo es prevenir o disminuir los síntomas que se producen durante este síndrome de abstinencia precisamente por la falta de nicotina, y esto se consigue administrando dosis controladas de nicotina.

Dentro de estas TSN hay diferentes opciones, que van desde los parches (donde la liberación es estable y continuada en el tiempo), comprimidos, chicles, hasta incluso en forma de spray bucal. El médico o farmacéutico irá controlando y regulando según el nivel de adicción y del resultado que el paciente vaya obteniendo.

Medicamentos: 

En la actualidad existen dos principios activos indicados para dejar de fumar: la Vareniclina y el Bupropión. Ambos medicamentos necesitan prescripción médica para su dispensación.

Ambos intentan imitar el mecanismo de acción de la nicotina o sus resultados y disminuir la sintomatología asociada a la falta de nicotina, es decir el síndrome de abstinencia.

En cualquier caso, ambas terapias resultan ser muy eficaces y seguras. Ya solo falta que tú, fumador, pongas de tu parte para dejar el tabaco. ¿Te animas? ¡Seguro que en tu farmacia de confianza están deseando ayudarte!

Artículo escrito por Pablo García, farmacéutico @medicadoo

Si te ha gustado el artículo comparte con tus fumadores cercanos y ¡anímalos a dejar de fumar!

Si te ha gustado este artículo, quizá te interese ver “Medicamentos con alcohol: las interacciones más peligrosas” , “La resistencia bacteriana, evitarla está en nuestras manos”, “La temida resaca tiene solución: limita el consumo de alcohol”,“La Farmacia cuida tu corazón”.

 

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *